La Guía de Ibiza

Santa Eulária des Riu

Destino familiar

Santa Eulària es uno de los municipios más tranquilos y familiares de la isla. Su casco urbano es perfecto para pasear con niños, con un bonito paseo marítimo y grandes zonas peatonales en el recién remodelado paseo de s’Alamera, lleno de terrazas y restaurantes para disfrutar durante todo el año. La localidad está presidida por es Puig de Misa, un conjunto histórico que bien merece una visita. Santa Eulària cuenta con el único río de Baleares que, aunque en la actualidad está prácticamente seco, fue el epicentro de la actividad agrícola y comercial del pueblo durante siglos. Su litoral es otro de los grandes atractivos turísticos, con playas como Cala Boix, Pou des Lleó, Cala Mastella o Cala Llenya. En sus 153 kilómetros cuadrados, Santa Eulària integra también las localidades de Sant Carles de Peralta, Santa Gertrudis de Fruitera, Nuestra Señora de Jesús y Puig d’en Valls, que cuentan con particularidades y diferentes atractivos turísticos y culturales.

Lugares de Interés

En Santa Eulària, son de paso obligado el Puig de Misa y el entorno del único río de Baleares, así como sus mágicos pueblos y parajes interiores y costeros de gran valor. También es recomendable perderse por sus mercadillos hippies y visitar el retablo gótico de la iglesia de Jesús, ahora en restauración.

Puig de Misa

Pequeña colina en la que se sitúa un templo del siglo XVI que cuenta con una torre de defensa que se usaba para defender a la población de ataques de piratas. Es el núcleo original del pueblo

Mercadillos

Los mercadillos de Las Dalias, en Sant Carles, y el Hippy Market de Punta Arabí, en es Canar, son de visita obligada. Declarados de interés local por mantener su espíritu creativo y artístico.

Valles del interior

Recorrer estos parajes naturales es una experiencia intensa por la riqueza de contrastes cromáticos, mezclando la naturaleza y las construcciones más tradicionales y modernas.

Pequeños pueblos

Los núcleos urbanos de Sant Carles de Peralta y Santa Gertrudis de Fruitera son dos entornos únicos en los que se mantienen la proximidad y calidez propias de la isla. Ideales para disfrutar de la gastronomía.

Río de Santa Eulària

El único río de Baleares. Su tramo final es un paseo perfecto para disfrutar de la naturaleza y conocer cómo era la vida del pueblo en torno a la agricultura y los molinos harineros.

El litoral más variado

En el litoral se encuentran desde playas amplias con muchos servicios  como es Canar, Santa Eulària, es Riu o Cala Llonga, zonas más agrestes como Aigües Blanques o Cala Boix y pequeños rincones como Cala Mastella, Cala Olivera o s’Estanyol.