La Guía de Ibiza

Sant Antoni de Portmany

Al ritmo del Ocaso

Sant Antoni es uno de los municipios más sorprendentes de la isla. En sus 125 kilómetros cuadrados, los visitantes pueden descubrir un sinfín de rincones interesantes tanto en la costa como en el interior, así como actividades culturales para toda la familia. El mar es uno de los principales atractivos de Sant Antoni. En su bahía se concentra la actividad náutica,  desde donde pueden realizarse excursiones para visitar increíbles calas o los islotes más próximos. El paseo marítimo, situado en el casco urbano, es el lugar perfecto para pasear tanto en verano como en invierno, disfrutando también de una variada oferta de restauración. La zona de ses Variades es una de las más apreciadas para observar la puesta de sol, que también resulta increíble desde cualquiera de las calas del municipio. Sant Antoni está formado por las localidades de Sant Rafel, Sant Mateu y Santa Agnès. Gran parte de su territorio es considerado de interés natural.

Lugares de interés

Sant Antoni tiene atractivos para todos los gustos. Igual se puede hacer una excursión a pie por el campo que darse un baño en playas de aguas cristalinas, conocer la fauna marina en el Aquarium de Cap Blanc o presenciar la mágica puesta de sol en ses Variades.

La bahía y su entorno

La bahía de Portmany bien merece un tranquilo paseo para conocer su magnífico entorno, con el club náutico y los barquitos de pescadores ornamentando el paisaje

Es Broll

Una excursión que merece la pena tanto si el manantial lleva agua como si no. En la ruta se puede observar el antiquísimo sistema de regadío con sus canales, acequias y albercas

Pla de Corona

Lugar de peregrinación en enero y febrero para ver los almendros en flor, que tiñen de blanco el campo. Un espectáculo natural imprescindible situado en Santa Agnès

Puesta de sol

Observar la puesta de sol desde la zona de ses Variades es una cita clásica que durante el verano reúne a diario a cientos de personas para ver caer el sol

Aquarium de Cap Blanc

También llamado Cova de ses Llagostes, permite observar diferentes ejemplares de la fauna marina y especies en recuperación como tortugas heridas

Calas Salada y Saladeta

Playas de belleza espectacular y aguas cristalinas. El acceso rodado está controlado desde el verano pasado; una línea de autobús lleva a la playa