La Guía de Ibiza

En el corazón de Ibiza

Con la Catedral de Santa María coronando el punto más alto de la ciudad en la que los cartagineses fundaron la colonia púnica de Ibiza en el año 650 a.C, el puerto de la capital no oficiosa de las Pitiusas es el punto de fuga de la isla, una zona de visita imperdible  que cruza el antiguo barrio pesquero de la Marina y que conducirá por los recovecos de la ciudad medieval o Dalt Vila. A  lo largo del frontal marítimo se encontrará una sucesión de locales y terrazas que forman parte de la idiosincrasia de la famosa vida nocturna de Ibiza. Extravagancia, cosmopolitismo y color desfilan genialmente cada noche en el corazón de la isla. Yates de impresión que anuncian que ¡es verano en la isla!, pintores callejeros y puestos de artesanía, pasacalles de las fiestas que esa misma noche tendrán lugar en las discotecas, música en las plazas, tiendas de jóvenes diseñadores y restaurantes de todos los estilos para picar o cenar a precios generalmente contenidos. En el puerto se congrega también la principal oferta de ocio gayfriendly de la isla, concretamente en la calle de la Virgen. En Dalt Vila, el atractivo lo constituye el trazado urbanístico y una arquitectura heredera de la magia de la cultura árabe que durante años pobló la isla.