La Guía de Ibiza

Aires de libertad

Prendas livianas, tejidos naturales, encajes, bordados y transparencias son clave en los vestidos de novia que llevan el sello Adlib. En las bodas ibicencas, el color blanco no se aplica solo a la novia como símbolo de pureza, sino que todos y cada uno de los invitados lucen este color como sinónimo de libertad, reflejo de un estilo de vida que aprecia lo natural. El aire hippie-chic de estos enlaces, que suelen celebrarse a la orilla del mar, resulta muy atractivo para quienes vienen a casarse a la isla, pero también para muchos residentes que quieren celebrar de forma muy especial su enlace. La ceremonia casi siempre se celebra en el mismo lugar del banquete, ya sea en un hotel, restaurante, agroturismo o beach club. La decoración suele basarse también en el blanco, pero es habitual incorporar elementos del mar y otros elementos naturales como flores frescas e incluso pequeños olivos que acercan la esencia de Ibiza a la ceremonia.