La Guía de Ibiza

Una isla de andar por casa

Formentera tiene 82 kilómetros cuadrados de superficie y un perímetro de costa de 69 kilómetros. La parte más alta se encuentra en la meseta de la Mola, a 192 metros, en sa Talaiasa. La carretera principal que cruza la isla de oeste a este tiene 19,5 kilómetros. Con esas medidas, el territorio insular se convierte en un espacio de andar por casa, en el que los visitantes se mueven facilmente. Incluso en bicicleta es fácil recorrer los principales caminos en un solo día. Pero lo recomendable es tomarse el tiempo necesario para disfrutar del paisaje, poco a poco y sin prisas. Merece destacar las zonas humedas de la isla, que se concentran al norte y al oeste, en torno a los estanques, s’Estany des Peix y s’Estany Pudent. Este último es el corazón de toda la estructura salinera que antaño fue el medio de vida de varias generaciones de formenterenses. Desde 1985 ya no se extrae sal, salvo una pequeña empresa que obtiene sal líquida presentada en un pulverizador.