La Guía de Ibiza

La llegada al paraíso

Formentera es una isla de ida y vuelta, es decir, que necesariamente el visitante debe regresar al puerto desde donde ha zarpado. Las comunicaciones marítimas están cubiertas por varias compañías navieras que unen el puerto de Eivissa con el de la Savina, con salidas prácticamente cada media hora. También, en la temporada de verano existen enlaces directos con algunos puertos de la Península. Una vez en el puerto de Formentera, la oferta de alquileres de vehículos es muy amplia. Pero la recomendación para conocer y moverse es recurrir a la bicicleta o a los vehículos eléctricos, que entre otras ventajas pueden aparcar gratuitamente tanto en la zona de ses Illetes como en la zona azul de la Savina. Desde el pasado año el acceso al faro de es Cap de Barbaria solo se puede realizar a pie, para evitar la saturación de vehículos que colapsaban la zona, especialmente a la hora de la puesta de sol. La isla cuenta con 100 kilómetros de rutas verdes.