La Guía de Ibiza

Arquitectura sin artificios

Formentera no siempre disfrutó de su actual bonanza. Su aislamiento y la dureza de la vida diaria han marcado todos los aspectos de la isla, entre ellos, su arquitectura. Así, las viviendas se caracterizan por la sencillez de sus diseños, donde se opta por soluciones útiles por encima de la estética. Además de las casas, encontramos otras construcciones que merece la pena visitar: las tres iglesias, las torres de defensa y los molinos de viento. En Sant Francesc encontramos el templo más espectacular, con una estructura castrense y aspecto de fortaleza, clara muestra de su utilidad defensiva. La iglesia del Pilar de la Mola cuenta con dos originales porches y en Sant Ferran se alza la tercera, más moderna pero también austera y sencilla. En cuanto a los molinos, imponentes construcciones de piedra y aspas de madera, se utilizaban para moler trigo. Igual de interesantes son las cinco torres que servían para vigilar la costa, estableciendo un sistema de comunicación visual entre torre y torre a base de humo y fuego.